28 August 2006

Privacidad

En un día de otoño conversaba con mi buen amigo Bryan en la terraza de mi casa sobre varios temas hasta que surgió uno en particular que fue sobre la privacidad. Ambos dos teníamos puntos de inicio sobre el tema bastante opuestos. Estas dos posiciones pueden ser descritas de las siguientes maneras:
  • Todo es privado per se y uno decide que cosas son públicas
  • Todo es público per se y uno decide que cosas son privadas
Está claro que cada persona es libre de elegir cualquiera de estas dos opciones y también elegir mezclas de estas. Usualmente uno tiene un protocolo para un grupo de personas y otro para otro gurpo, por ejemplo entre desconocidos y amigos. A pesar de esto creo que sumamente sano evaluar lo que implica cada una de estas posturas para poder tomar una mejor decisión.

Es completamente coherente pensar a priori que quien asume la primera opción va a tender a pensar que todas las cosas son privadas a excepción de las explícitamente declaradas como públicas. Asímismo es coherente pensar que para quien asume la segunda opción esto será al revés.

También es coherente hacer la suposición que en cualquier persona la cantidad de cosas que desea mantener en privado son mayores que las que mantiene de forma pública.

Yo creo que cada individuo es completamente responsable por su privacidad, independiente de la opción que tome. Y de esta forma cada uno ha de ejercer acciones sobre lo que quiere mantener en privado para que estas se mantengan así. Y hay un montón de herramientas para esto como los candados o la criptografía los cuales dependeran del medio donde se encuentre lo que deseamos resguardar.

Un sujeto que haya decidido la primera opción parecerá un ser respetuoso, en cambio uno que haya decidido el segundo parecerá un intruso o poco respetuoso. Paro esto no es más que un problema de apreciación y poca o nada influencia debería de tener en la decisión.

Entonces tomando la suposición acerca de la cantidades de elementos que uno mantiene en privado versus a las públicas, una persona que crea que todo es privado tendrá que explicitar esta mayor cantidad de elementos. En cambio quien crea que todo es público tendrá que explicitar muchos menos elementos. Esto conlleva a un mayor desgaste por parte del primero.

Les dejo a ustedes sus propias conclusiones, pero les diré mi opción. Está claro que por un asunto de seguridad en general todos serán bien ciodadososo con su privacidad ante desconocidos, pero ante los amigos personalmente hay muy pocas cosas que mantengo de forma privada y estas están seguras de ellos =P.

Abajo las puertas!!


3 comments:

Alkemir inmolado said...

Claro esta, que el que decide que todo es privado a priori debe desgastarse mas, pero considero que su privacidad tambien esta a mejor resguardo. Porque como tu bien dices, algunas cosas son privadas para los desconocidos y no para mis amigos. Luego si yo tengo un amigo, y le cuento algo, y no le explicito que deseo que aquello permanezca entre ambos, puede ocurrir que ese amigo lo cuente, obviamente no de mala voluntad, pero por una diferencia de apreciaciones.

Te falto nombrar las herramientas no fisicas para el control de la privacidad Nolambar...

Abajo las puertas entre amigos y abajo la intrusion!

SHA256-12221AFFAXlSdwuiydbJDHHGSD/(6776dsdtasdS/&ASD78das7/S(D&DdSAgdas76das78d8AS/(DGDHkASASIUDKHD78ASDGA

Nolambar von Lómeanor said...

No necesariamente está a mejor resguardo tu privacidad... y yo considero que mi privacidad está lo suficientemente protegida =P


No comprendí sobre las herramientas no físicas... determinación? voluntad? =P

Karma said...

Control mental, pues. jejeje


A mi opinión, respecto a la privacidad, es siemrpe mejor considerar que todas las cosas ajenas son privadas por default, y a menos que no exista confianza o indicación clara de que no es así, dejarlas tal cual. Esto por el simple hecho de que de esta manera uno no arreisga romper la privacidad de otra persona que consideraba algo privado y tu consideraste que era público.